Autócratas, oligarcas y nosotros: Un momento de crisis para el internacionalismo responsable

23 de septiembre de 2022

Mientras los líderes mundiales se reúnen en Nueva York para la Asamblea General anual de las Naciones Unidas, el internacionalismo responsable -la idea misma sobre la que se fundó la ONU- se enfrenta a un momento de crisis. El Secretario General António Guterres subrayó esta idea en su discurso de apertura, diciendo: "Estamos atascados en una disfunción global colosal".

Los constantes fracasos de la respuesta internacional a la guerra entre Rusia y Ucrania, la crisis del cambio climático, los retos de la seguridad energética y alimentaria y la pandemia demuestran que las perspectivas de cooperación languidecen. Justo ahora, cuando estos retos a escala mundial se sienten en las mesas de las cocinas de todo el mundo, las instituciones internacionales están fracasando. En este vacío cabalga una ola de oportunistas.

Hoy en día, dos visiones distintas se han levantado en oposición al internacionalismo responsable, cada una de ellas compitiendo por dar forma y dominar el futuro de la política mundial. Estas visiones han cobrado vida a través de poderosos líderes inspirados por agravios y animados por nuevas oportunidades que se aprovechan de algunos de los peores instintos de la humanidad.

La primera visión, y la más audaz, es el etnonacionalismo, que quizá sea la que "mejor" encarna y expresa Viktor Orbán, el líder autocrático de Hungría. Orbán ha dejado claro cómo quiere que sea el mundo: lealtades de sangre y suelo, fronteras cerradas, política de hombre fuerte y el uso del poder del Estado para promover los valores tradicionales sobre la familia y la sexualidad.

En el último año, Orbán amplió su agenda autodenominada "antiliberal" y buscó externalizar su modelo a otros países. Mientras seguía recortando la independencia de los medios de comunicación, las universidades y el poder judicial húngaros, denunció "un mestizaje" del mundo y utilizó sus discursos para arremeter contra los inmigrantes y el matrimonio homosexual. En su apariencia conferencia CPAC en Austin Texas, proclamó su defensa de los valores cristianos como un contraste directo con el libre pensamiento, la apertura y el pluralismo.

En el mundo de Orbán, los globalistas son el enemigo. Las empresas, las finanzas, los medios de comunicación y las universidades están controlados por fuerzas externas, lo que a menudo es un factor desencadenante de teorías conspirativas y un tropo de antisemitismo. Esta perspectiva deja poco margen, o ninguno, para la cooperación internacional. La guerra cultural de los nacionalistas es una guerra total, un juego de suma cero en el que supuestos enemigos lejanos se confabulan para explotar a la nación y a su pueblo.

Una segunda visión en franca oposición al internacionalismo responsable es la visión libertaria y descentralizada expresada por un grupo ascendente de oligarcas occidentales ejemplificado por Elon Musk y Peter Thiel. El pleno florecimiento de la tecnología digital confiere un enorme poder a sus inversores y líderes, configurando el panorama mediático, las oportunidades económicas y, cada vez más, nuestra vida política y social.

Estos nuevos oligarcas gozan de prestigio social y atraen la atención de un amplio público; muchos de ellos gozan de un estatus de celebridad. Su agenda se caracteriza por una menor regulación y un escepticismo de las instituciones. Por convicción, defienden las innovaciones en criptomonedas, la prolongación de la vida y los viajes espaciales. ¿Qué tienen en común estas ideas? Cada una de ellas depende de un individualismo heroico, apalancado por las virtudes del riesgo y la disrupción.

Si la visión de los oligarcas se hace realidad, los Estados perderán relevancia en favor del dominio y la influencia de las mayores empresas que trascienden las fronteras. En su visión del mundo parece haber poco o ningún imperativo moral para abordar las cuestiones urgentes de la desigualdad, por no hablar de la necesidad de solidaridad en torno a los retos comunes a los que se enfrenta la humanidad. En el mundo de los oligarcas, a los individuos superpoderosos les irá bien, el resto estará a su merced.

En este momento increíblemente frágil de la política mundial, necesitamos proponer una tercera visión, una que contrarreste claramente la amenaza etnonacionalista y oligárquica y que nos permita unirnos para hacer frente a las cuestiones existenciales de nuestro tiempo.

El mundo espera un nuevo y convincente manifiesto de internacionalismo responsable que ponga de relieve el imperativo moral de la cooperación internacional. Su ausencia hasta ahora es un poco misteriosa, y quizás se explique mejor por el entorno político fracturado y polarizado, ayudado e instigado por públicos desvinculados y sin derechos que se sienten impotentes para forzar el cambio.

Sugiero que tal manifiesto podría comenzar con una sola proposición: Los intereses propios están siempre ligados a los intereses de los demás.

En este punto cabe destacar que Adam Smith comenzó su libro Teoría de los sentimientos morales con un primer capítulo titulado "Sobre la simpatía". Su posterior trabajo en economía giraba en torno a la proposición de que ninguna persona o nación puede prosperar sin tener en cuenta las necesidades e intereses de los demás.

La indivisibilidad de los intereses define nuestras vidas y, sin embargo, paradójicamente, este hecho permanece casi invisible. Lamentablemente, los daños globales colateral daños globales de Ucrania pueden revelar esta verdad más pronto que tarde: La escasez de alimentos en África y Oriente Medio, la escasez de energía en Europa y Norteamérica y la crisis nuclear en Zaporizhzhia son pruebas en tiempo real.

Hay más ejemplos de intereses indivisibles que son conocidos hasta el punto de ser un cliché: el potencial rebasamiento del objetivo climático de limitar el calentamiento a menos de 1,5 grados centígrados es el más obvio. ¿La falta de progreso se debe a la indiferencia, al agotamiento o a la falta de visión y liderazgo? La respuesta es probablemente un poco de las tres cosas.

Se ha dicho que hay dos tipos de hombres de Estado: los arquitectos y los albañiles. Sin una nueva generación de ambos que diseñe y construya una nueva y emocionante era para el internacionalismo, corremos el riesgo de derivar hacia las visiones de los autócratas y los oligarcas, contentos como están de disfrutar de sus privilegios sin mayores responsabilidades.

Joel H. Rosenthal es presidente del Carnegie Council for Ethics in International Affairs
.

También te puede gustar

9 DE FEBRERO DE 2022 - Podcast

¿Dónde está la plaza pública para la era de la información digital? con Stelios Vassilakis

En este episodio del podcast "Iniciativa sobre Inteligencia Artificial e Igualdad", la investigadora principal Anja Kaspersen y el presidente del Consejo Carnegie Joel Rosenthal se sientan ...

6 DE ENERO DE 2022 - Artículo

Un año después de la insurrección del 6 de enero, la democracia necesita un grito de guerra

En el primer aniversario de la insurrección del 6 de enero, los grupos de la sociedad están cada vez más preocupados por el estado de la democracia. Pero mientras la presión sobre la democracia ...

Detalle de la portada del libro.

15 DE DICIEMBRE DE 2021 - Podcast

¿Es la militarización esencial para la seguridad en 2022 y más allá?

En los últimos 20 años, Estados Unidos y sus aliados han ampliado considerablemente sus infraestructuras militares y de seguridad. Pero a medida que Estados Unidos pivota desde la Guerra de ...