One Year After the January 6 Insurrection, Democracy Needs a Rallying Cry

6 de enero de 2022

Hoy se cumple el primer aniversario de la insurrección en el Capitolio de Estados Unidos, y los grupos de la sociedad están cada vez más preocupados por el estado de la democracia.

Según una nueva encuesta de Harvard sobre la juventud, sólo el 7 por ciento de los jóvenes estadounidenses considera que Estados Unidos es una democracia "saludable"; el 52 por ciento cree que la democracia está "en problemas" o "fracasando"; y el 35 por ciento prevé una segunda guerra civil en Estados Unidos durante su vida.

Los principales líderes del gobierno, las empresas y la educación también están preocupados.

El presidente Joe Biden inauguró la reciente Cumbre de la Democracia declarando que lo más preocupante de todo es la creciente "insatisfacción de la gente con los gobiernos democráticos, que sienten que no satisfacen sus necesidades";

Larry Fink, líder de la mayor empresa de inversiones del mundo, BlackRock, afirma que la confianza en "las instituciones oficiales se está desmoronando" y que las empresas deben tomar el relevo en cuestiones públicas tan centrales como la jubilación, las infraestructuras y el clima.

Ron Daniels, presidente de la Universidad Johns Hopkins, ha escrito un libro entero motivado por su preocupación. En Lo que las universidades deben a la democraciaescribe: "Con los hombres fuertes en el poder o esperando en las alas y la democracia en cuestión, ahora es el momento en el que las universidades deben abrazar de forma decidida y consciente su papel como uno de los administradores del experimento democrático liberal".

Si estos líderes no son suficientes para hacer sonar la alarma, tres generales estadounidenses retirados -Paul Eaton, Antonio Taguba y Steven Anderson- agitaron una bandera de urgencia en una reciente columna de opinión del Washington Post. Refiriéndose a las continuas controversias en torno a la insurrección del Capitolio, escriben: "Nos hiela la idea de que un golpe de estado tenga éxito la próxima vez".

Se crea o no que estamos al borde, el valor intrínseco de la democracia está objetivamente bajo tensión. Los fracasos percibidos en los últimos 20 años han pasado factura. Estos fracasos incluyen la disfunción electoral desde la elección de Bush contra Gore en 2000, los atentados del 11-S, las guerras de Afganistán e Irak, la crisis financiera de 2008, el auge del etnonacionalismo y la incapacidad percibida para abordar cuestiones como la desigualdad racial, el cambio climático y la pandemia.

Ante estos problemas, los líderes deben establecer puntos de encuentro para la democracia. No pueden ser argumentos académicos abstractos ni nuevas propuestas políticas. Por el contrario, deben ser conceptos con los que los ciudadanos puedan relacionarse fácilmente, ver su valor e integrarlos en su vida cotidiana.

En el centro de este grito de guerra está el hecho de que la libertad de los individuos comienza con el respeto entre grupos.

La cualidad especial de la democracia es que ninguna facción prevalece. Cuando los valores chocan, la democracia negocia las diferencias en lugar de forzar un acuerdo universal. La democracia requiere que los líderes encuentren formas de convivir, o al menos de convivir por separado.

La democracia difiere de los sistemas controlados por un partido político, un mercado económico o una autoridad religiosa. Lo que la democracia cede en eficiencia, lo gana en su capacidad para dar cabida a diferentes visiones de la buena vida y la buena sociedad.

A medida que se intensifican las presiones sobre la democracia, es el momento de hacer acopio de sus puntos fuertes. Ya sea por la amenaza de colapso interno, el auge del antiliberalismo, el desafío del modelo autoritario de China o las tecnologías cada vez más invasivas de la inteligencia artificial, la democracia tiene en su interior los medios de resistencia y renovación.

Nadie quiere sentirse impotente. A medida que aumentan los desafíos, la democracia sigue siendo la mejor apuesta para conseguir un cierto sentido de libertad ordenada, donde los individuos puedan vivir libres y las sociedades puedan organizarse para el bien común.

La democracia es imperfecta e inacabada. Y ahí radica su fuerza y su poder. Aunque "Imperfecta e inacabada" no sea un eslogan muy acertado, imaginemos la alternativa, en la que el futuro lo determinan los hombres fuertes, los líderes de las facciones, los oligarcas, los funcionarios de los partidos o los algoritmos.

Vivir en una democracia significa que no hay una única verdad que prevalezca ni un poder que no rinda cuentas. Estos principios pueden resultar frustrantes para muchos o parecer insuficientes para este momento. Pero sin ellos, la libertad tal y como la hemos conocido será cosa del pasado.

Joel H. Rosenthal es presidente delCarnegie Council for Ethics in International Affairs.

Suscríbase arriba y siga a Rosenthal en LinkedInpara recibir futuras columnas que traduzcan la ética, analicen la democracia y examinen nuestro mundo cada vez más interconectado.

También te puede gustar

7 DE ENERO DE 2021 - Artículo

Un mensaje del Consejo Carnegie: La democracia amenazada y renovada

El 6 de enero de 2021 fue uno de los días más oscuros de la historia de Estados Unidos. Lea esta declaración del Carnegie Council sobre la trágica violencia de ayer en la U....

19 DE OCTUBRE DE 2021 - Artículo

Utilicemos el día de hoy para potenciar la ética y construir un futuro mejor

"Está claro que la humanidad se enfrenta a una serie de retos a escala mundial", escribe Joel Rosenthal en su mensaje del Día Mundial de la Ética. "Aunque este momento pueda parecer abrumador, ...

Reflection pool at the National September 11 Memorial & Museum in New York City. CREDIT: <a href="https://flic.kr/p/ei68SS">Steve Gardner</a> <a href="https://creativecommons.org/licenses/by/2.0/">(CC)</a>

10 DE SEPTIEMBRE DE 2021 - Artículo

Tras 20 años de guerras grises, un momento para considerar un rumbo diferente

"A medida que nos acercamos a la conmemoración de los 20 años del 11-S, se cierra un capítulo de la historia de la política exterior de Estados Unidos", escribe el presidente del Carnegie Council, Joel H. ...

A United States Marine escorts a Department of State employee to evacuation at Hamid Karzai International Airport, Kabul, Afghanistan, August 15, 2021. CREDIT: <a href="https://en.wikipedia.org/wiki/File:Afghanistan_withdrawal_Image_3_of_7.jpg">Sgt. Isaiah Campbell/Public Domain</a>

23 DE AGOSTO DE 2021 - Artículo

La ética de la salida de Afganistán

El presidente del Consejo Carnegie, Joel H. Rosenthal, habla de la evolución posterior al 11-S de la lucha contra el terrorismo a la contrainsurgencia y analiza la ética que rodea la retirada de Estados Unidos de Afganistán. ...

2 DE JUNIO DE 2021 - Artículo

Estrechando corazones y mentes: Diagnóstico del auge mundial de la democracia antiliberal

De Hungría a la India, a Brasil y a Estados Unidos, no hay duda de que el antiliberalismo va en aumento, escribe Joel Rosenthal, presidente de ...