Omnipolítica: Cómo la nueva generación se replantea el compromiso mundial de Estados Unidos

9 de enero de 2024

Principales conclusiones

  • Las viejas categorías de "aislacionista" e "internacionalista" son menos relevantes en una era globalizada en la que los individuos tienen vínculos con otras partes del mundo, pero que pueden discrepar sobre la eficacia de la intervención estadounidense.
  • La búsqueda de la sostenibilidad sustituye al énfasis en la seguridad
  • Las categorías de política "exterior" e "interior" se mezclan en una "omnipolítica", sobre todo en cuestiones de medio ambiente y clima.
  • A medida que la Guerra Fría y los periodos inmediatamente posteriores pasan a la historia, se necesita un nuevo lenguaje para describir los asuntos internacionales que conecte con las próximas generaciones.

En 2023, la iniciativa Compromiso Global de Estados Unidos realizó una serie de visitas a campus de todo el país. La interacción con estudiantes de Gettysburg College, Manhattan Marymount College, Texas A&M, Metropolitan State University-Denver y The Ohio State University nos permitió obtener una instantánea geográfica de las actitudes y preocupaciones de los jóvenes de 18 a 29 años, en términos de cuáles son los problemas mundiales más acuciantes y cómo debería posicionarse Estados Unidos en la escena internacional.

A continuación expongo algunas de mis impresiones extraídas de los diálogos que nuestro programa Carnegie Council mantuvo el año pasado.

Tradicionalmente, el espectro nacional estadounidense para debatir las actitudes públicas sobre política exterior va del "aislacionismo" al "internacionalismo". A menudo se piensa que los aislacionistas son insulares y "nativistas" en su forma de pensar y en sus experiencias, mientras que un mayor apoyo a las posturas internacionalistas está vinculado a una mayor exposición a influencias cosmopolitas (como los viajes). Sin embargo, los cambios demográficos y tecnológicos han modificado estas ecuaciones. En los últimos 50 años, por ejemplo, el porcentaje de ciudadanos estadounidenses "nacidos en el extranjero " ha aumentado drásticamente, pasando del 4,7% en 1970 a casi el 14% en 2023. Cada vez más estadounidenses, incluso en las regiones rurales y tradicionalmente menos cosmopolitas del país, tienen vínculos familiares directos o de diáspora ampliada con otras partes del mundo, lo que significa que reciben noticias e información sobre lo que ocurre en sus diversos "antiguos países". Esto incluye recibir información actualizada sobre el impacto de las políticas estadounidenses -ya sea en materia de comercio, migración o ayuda a la seguridad-, así como mantenerse informados sobre las crisis (incluidas las guerras) y catástrofes locales.

El aumento de los viajes internacionales de bajo coste -ya sea para pasar las vacaciones, enriquecerse o reunirse con la familia ampliada- también traspasa las fronteras regionales y de clase. Mientras que en el siglo XX eran pocos los estadounidenses que tenían pasaporte, en la actualidad lo tiene alrededor del 43%, cifra que se eleva al 53% entre los adultos menores de 30 años. Además, la tecnología digital y los medios sociales permiten que se formen comunidades de interés según criterios virtuales, más que geográficos, lo que significa que la gente interactúa más allá de las fronteras y comparte información que no está circunscrita por las fuentes de noticias tradicionales, delimitadas nacionalmente. La proximidad digital cambia la base de la asociación comunitaria y también las formas de transmisión de la información.

En algunos casos, esas experiencias han generado o reforzado actitudes escépticas sobre el impacto beneficioso del intervencionismo estadounidense, que pueden alinearse o solaparse con actitudes "aislacionistas" tradicionales. En otros casos, nuestros debates generaron visiones más matizadas de lo que constituye un compromiso internacional eficaz, alejándose de la acción gubernamental a gran escala y acercándose a encuentros más descentralizados entre personas. Pero en todos los casos, las preocupaciones sobre la implicación de Estados Unidos no estaban motivadas por la falta de conocimientos o el deseo de aislarse del resto del mundo, características del aislacionismo tradicional en la opinión pública nacional estadounidense. Se valora la interconexión con el resto del mundo, pero no necesariamente genera apoyo a una mayor intervención del gobierno estadounidense.

En parte, esto puede deberse a los cambios en lo que constituye la seguridad. Las antiguas definiciones de seguridad nacional, en particular la preocupación de que potencias hostiles pudieran forzar cambios importantes en las instituciones políticas y cívicas internas de Estados Unidos como durante la Guerra Fría, están dando paso a una concepción más amplia de lo que Derek Reveron ha descrito como "seguridad humana". De hecho, existe una marcada diferencia generacional sobre si Estados Unidos y China pueden trabajar juntos para resolver cuestiones transnacionales críticas, siendo las generaciones de más edad mucho más escépticas en cuanto a que pueda darse la cooperación. En nuestras conversaciones, encontramos que la preocupación por la "seguridad" ha sido suplantada por la preocupación por la "sostenibilidad"; las líneas de tendencia a medida que avanzamos hacia mediados de siglo suscitan inquietud por consideraciones climáticas, medioambientales, económicas y sanitarias que afectarían a la sostenibilidad de su actual calidad de vida. Preocupa el trilema alimentos-agua-energía en funcionamiento y si los cambios climáticos harán que algunas partes del mundo sean menos habitables, y cómo afectarán estos cambios a la disponibilidad de trabajo y a la capacidad de conservar un estilo de vida de clase media. A las generaciones más jóvenes, por término medio, les preocupan menos los cambios geopolíticos que podrían dar a otros países más capacidad para presionar a Estados Unidos y más si un conjunto de retos transnacionales superpuestos les hará la vida cada vez más difícil. Que Rusia o China ejerzan o no más influencia en los asuntos mundiales puede importar menos si nos adentramos en una era definida por la escasez, con partes del país cada vez menos habitables debido a factores climáticos, y si las tecnologías de la Cuarta Revolución Industrial provocan importantes dislocaciones en la economía.

A su vez, la preocupación por la sostenibilidad como eje principal de la política está haciendo que se deje de pensar en lo "exterior" y lo "interior" como silos políticos separados. Como describe la columnista de Politico Nahal Toosi, se trata del enfoque de la "omnipolítica". Debido a la creciente conectividad con personas de todo el mundo -especialmente a través de las redes digitales- existe una mayor conciencia de que las repercusiones políticas no se circunscriben a las fronteras nacionales. Los problemas económicos, medioambientales, tecnológicos y sanitarios deben abordarse tanto a escala local y nacional como regional y mundial.

Sin embargo, resulta preocupante el escepticismo constante de que el sistema político actual pueda hacer frente a estos retos de forma eficaz. Las conversaciones de los estudiantes reflejaron las investigaciones que sugieren que los estadounidenses más jóvenes no sienten que el proceso político refleje sus preocupaciones o represente sus intereses y perspectivas. Aunque muchos de nuestros interlocutores señalaron que votan, no consideran que la política responda a perspectivas y condiciones más nuevas y cambiantes; y que, en lo que respecta a la política, las opiniones más antiguas siguen configurando -y limitando- las opciones disponibles.

Esto sugiere que, a medida que la Guerra Fría y los periodos inmediatamente posteriores se convierten en "historia pasada" para un número cada vez mayor de estadounidenses -que no tienen recuerdos vivos de estos acontecimientos-, los enfoques de la participación de Estados Unidos en los asuntos mundiales que se formaron durante esos periodos tendrán menos resonancia y relevancia para las generaciones más jóvenes.

Carnegie Council para la Ética en los Asuntos Internacionales es una organización independiente y no partidista sin ánimo de lucro. Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no reflejan necesariamente la posición de Carnegie Council.

También le puede interesar

La Puerta de Brandemburgo de Berlín iluminada con los colores de Ucrania, febrero de 2022.

26 ENE 2023 - Artículo

¿Está Occidente en "guerra" con Rusia?

¿Qué significa exactamente cuando la ministra alemana de Asuntos Exteriores, Annalena Baerbock, afirma que la comunidad euroatlántica se encuentra en "guerra" con Rusia en Ucrania? Senior ...

11 DE AGOSTO DE 2022 - Podcast

The Doorstep: Changing Dynamics in West Asia, with Mohammed Soliman

Cómo podría cambiar el mundo si el dinamismo del ascenso de India está relacionado con la riqueza y los recursos de los países del Golfo y la ...

FEB 26, 2021 - Podcast

The Doorstep: Cambio generacional en el gobierno, con Aubrey Cox Ottenstein, de YPFP.

Aubrey Cox Ottenstein, directora ejecutiva de Young Professionals in Foreign Policy (YPFP), se une a los copresentadores Tatiana Serafin y Nick Gvosdev para ...