Luna llena sobre Blanca Peak, Colorado, una montaña sagrada para los navajos. Fotografía: NPS/Patrick Myers.

Pico Blanca o Sisnaajini en Colorado, una montaña sagrada para el pueblo navajo. CRÉDITO: NPS/Patrick Myers.(Dominio público)

1 de mayo de 2024 - Artículo

Dilemas éticos de los servicios conmemorativos espaciales

Podría decirse que el documento más personal que se redacta en la vida es el testamento. Por lo general, este documento contiene instrucciones sobre la disposición final de los restos humanos del testador, tal vez indicando cómo deben ser enterrados o incinerados. En las últimas décadas, sin embargo, los servicios funerarios espaciales están ganando popularidad como una forma única de ser enterrado. A partir de unos 13.000 dólares, se puede lanzar al espacio "una porción simbólica de restos incinerados o ADN" para conmemorar al difunto.

Presentación de Space Memorial Services

Empresas como Celestis y Elysium Space se están posicionando como proveedores pioneros de servicios funerarios espaciales. En 1997, Celestis lanzó con éxito su primer vuelo a bordo de un cohete Pegasus XL que transportaba una carga de restos incinerados de personajes famosos como el creador de Star Trek, Gene Roddenberry. Elysium Space ofrece un servicio por el que las familias de los fallecidos reciben un kit con una cápsula especial para depositar una muestra de los restos incinerados y elegir qué tipo de paquete de servicios honraría mejor la memoria del difunto. Tras la recogida, la empresa ofrece tres tipos de servicios conmemorativos espaciales: un servicio conmemorativo de estrella fugaz, en el que los restos incinerados se colocan en la órbita de la Tierra y, al cabo de dos años, vuelven a entrar en la atmósfera terrestre como una estrella fugaz; un servicio conmemorativo de la Vía Láctea, en el que los restos incinerados abandonan "el sistema solar para atravesar el Universo infinito"; y, lo más controvertido, un servicio conmemorativo lunar. Según el sitio web de Elysium, este servicio "entrega una porción simbólica de restos a la superficie de la Luna, ayudando a crear la conmemoración por excelencia. A través del eterno esplendor y la suave iluminación de la Luna, este majestuoso memorial estará con usted y su familia para siempre".

En la actualidad, no hay pruebas suficientes de que estas cápsulas supongan un riesgo medioambiental significativo para el entorno espacial en general. Sin embargo, los servicios conmemorativos espaciales en la superficie lunar plantean dilemas éticos sobre la planificación del final de la vida útil, los marcos de regulación espacial y la forma de respetar el patrimonio cultural de los pueblos indígenas y preservar el patrimonio espacial para las generaciones futuras.

La controversia: Preservar el patrimonio cultural de la Luna

Algunos estudiosos, como Andrew Cutting, de la Universidad Metropolitana de Londres, consideran que estas ceremonias de esparcimiento de cenizas en el espacio exterior son un lúgubre "espectáculo público" y un reflejo de la cultura consumista y ostentosa. Cutting señala que, aunque los servicios funerarios espaciales han permanecido al margen de la cultura dominante, esta construcción comercial de un "viaje de ultratumba inventa un nuevo tipo de muerto viviente gótico: el astronauta-cremonauta póstumo, que disfruta de un viaje celestial, único en la vida".

Dejando a un lado la vistosidad, la principal preocupación reside en la colocación de restos incinerados en la superficie de la Luna. La Nación Navajo, entre otros pueblos indígenas, considera la Luna un lugar sagrado, y colocar restos humanos en su superficie se considera un acto sacrílego. En una declaración pública, el Presidente de la Nación Navajo, Buu Nygren, declaró que la "colocación de restos humanos en la luna es una profunda profanación de este cuerpo celeste venerado por nuestro pueblo". El presidente Nygren lamentó que los servicios conmemorativos espaciales "ignoren de hecho los acuerdos y promesas pasados de respeto y consulta entre la NASA y la Nación Navajo, especialmente tras la misión Lunar Prospector de 1998".

El pasado diciembre, Nygren apeló a la NASA y al Departamento de Transporte para que retrasaran el lanzamiento de una misión lunar privada, Peregrine 1, organizada por Astrobotic Technology. Estaba previsto que el alunizador comercial Peregrine 1 llevara a la Luna una carga útil que incluía las cenizas de decenas de seres humanos. Astrobotic Technology también había contratado con varias entidades privadas estadounidenses y extranjeras el envío de artefactos al espacio, incluido un contrato de 108 millones de dólares con la NASA para enviar experimentos destinados a estudiar la superficie lunar en busca de gotas de agua.

Según Forbesel Peregrine 1 fue la primera misión lunar estadounidense desde el Apolo 17 de 1972 y la "primera nave espacial estadounidense y de fabricación privada que intentó un alunizaje". Finalmente, la misión Peregrine fracasó en enero de 2024 debido a una fuga de combustible a bordo con el módulo de aterrizaje después del lanzamiento. Esta fuga provocó que la nave ardiera al volver a entrar en la atmósfera terrestre y destruyó las incineraciones humanas destinadas a la Luna. A pesar de este contratiempo, Celestis tiene la intención de ampliar sus servicios funerarios en la Luna. La empresa anunció lo siguiente en su sitio web sobre un próximo servicio conmemorativo Destiny Flight a la Luna: "¿Qué puede haber más emocionante que contemplar en el cielo nocturno a nuestro resplandeciente vecino, sabiendo que tu ser querido ha completado un viaje realizado por tan pocos? La nave espacial Celestis es un monumento lunar permanente para las almas aventureras".

En respuesta al fracaso del halcón, Justin Ahasteen, director ejecutivo de la oficina de la Nación Navajo en Washington, DC, dijo a USA Today: "Aunque nos alivia que el fracaso de la misión Peregrine signifique que la superficie lunar no se convertirá en un lugar de descanso para restos humanos, reconocemos la decepción y el revés que esto representa para todos los implicados en la misión, Nuestra preocupación se refiere específicamente a la inclusión de restos humanos en misiones destinadas a la Luna, que consideramos sagrada".

Consideraciones jurídicas internacionales

En primer lugar, el tema de los servicios conmemorativos espaciales no está expresamente contemplado en el Tratado sobre el Espacio Ultraterrestre de 1967, uno de los principales documentos internacionales del canon del Derecho del espacio ultraterrestre. En él se describen la cooperación internacional, la exploración y la investigación científica del espacio ultraterrestre y los cuerpos celestes. El tratado también prohíbe las reclamaciones nacionales de soberanía, el establecimiento de bases militares y armas, o la colocación de armas de destrucción masiva en órbita o en cuerpos celestes. En segundo lugar, aunque el Acuerdo sobre la Luna, un marco multilateral, estipula que los cuerpos celestes sólo pueden utilizarse con fines pacíficos y no pueden contaminarse, no todos los Estados son signatarios de este instrumento, incluidos Estados Unidos y Arabia Saudí. La Oficina de las Naciones Unidas para Asuntos del Espacio Ultraterrestre (UNOOSA) describe el Acuerdo sobre la Luna como un marco que afirma que la Luna "y sus recursos naturales son patrimonio común de la humanidad y que debe establecerse un régimen internacional que rija la explotación de dichos recursos cuando dicha explotación esté a punto de ser factible".

Teniendo en cuenta ese panorama jurídico, a medida que los servicios conmemorativos espaciales ganan popularidad, podría ser una oportunidad para que las Naciones Unidas reexaminen su priorización de los esfuerzos para preservar el patrimonio cultural de la Luna. El 19 de junio, la Comisión de las Naciones Unidas sobre la Utilización del Espacio Ultraterrestre con Fines Pacíficos (COPUOS) tendrá la oportunidad de hacerlo, al iniciar su 67ª sesión. Esta reunión podría servir de foro para convocar un diálogo sobre los riesgos específicos que presentan los servicios conmemorativos espaciales, y establecer un grupo de trabajo preliminar de la ONU para estudiar cómo preservar la historia cultural de la superficie lunar para todos.

Un agradecimiento especial a Ayushi Kriplani, ayudante de investigación de la Universidad George Washington, que ha contribuido a este artículo.

Carnegie Council para la Ética en los Asuntos Internacionales es una organización independiente y no partidista sin ánimo de lucro. Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no reflejan necesariamente la posición de Carnegie Council.

También le puede interesar

Uruguay firma los Acuerdos de Artemis, 15 de febrero de 2024, Washington, DC. CRÉDITO: NASA HQ Photo.

MAR 6, 2024 - Artículo

Potenciación de la Coalición de los Acuerdos de Artemis para la Paz y la Estabilidad

A medida que aumentan las misiones, Zhanna Malekos Smith escribe que Estados Unidos debería liderar un esfuerzo con los Acuerdos Artemis para la sostenibilidad y seguridad espaciales.

2 DE FEBRERO DE 2024 - Artículo

Hace falta un pueblo para proteger a los niños en el metaverso

Ante la rápida expansión del metaverso, los Estados y las instituciones internacionales deben actuar para proteger a los menores de los abusos, escribe la investigadora visitante Zhanna Malekos Smith.

9 ENE 2024 - Artículo

Omnipolítica: Cómo la nueva generación se replantea el compromiso mundial de Estados Unidos

En 2023, la iniciativa U.S. Global Engagement realizó una serie de visitas al campus. ¿Qué piensa la próxima generación sobre la política exterior de Estados Unidos?