Carga de coches eléctricos

10 de abril de 2023 - Artículo

Ética y geopolítica de la transición al vehículo eléctrico

La aprobación de leyes como la Ley estadounidense de Reducción de la Inflación (IRA) se basó, en parte, en una narrativa de "geopolítica climática". El uso continuado de combustibles fósiles se considera perjudicial para el medio ambiente, sobre todo por el cambio climático que genera, mientras que gran parte de los ingresos generados por la venta de petróleo y gas beneficia a regímenes autoritarios y revisionistas. Mediante la transición de la economía hacia un mayor uso de vehículos eléctricos, se pueden reducir las emisiones y, al mismo tiempo, cortar los medios de los que disponen los regímenes que violan los derechos humanos en su país o provocan conflictos en el extranjero.

Sin embargo, los beneficios medioambientales y políticos de este planteamiento crean un nuevo conjunto de dilemas éticos para los responsables políticos, un conjunto diferente de cuestiones medioambientales y geopolíticas a las que habrá que hacer frente.

El primero es el impacto medioambiental de la extracción y el procesamiento de los minerales y metales necesarios para producir sistemas de vehículos eléctricos. En muchas partes del mundo, la extracción de los componentes básicos deja cicatrices medioambientales en la tierra y se realiza en condiciones poco óptimas para la mano de obra. Mientras que la extracción de petróleo y gas ha contado históricamente con un cuadro de trabajadores cualificados, la extracción de cobalto o litio suele correr a cargo de trabajadores no cualificados a los que es más fácil intimidar para que acepten malas condiciones de trabajo. La minería también dificulta el acceso al agua y genera residuos que, si no se gestionan adecuadamente, provocan condiciones tóxicas en los alrededores de las explotaciones. Como informó Nina Lakhani, de The Guardian, a principios de este año: "La extracción de litio tiene un historial de contaminación de la tierra y el agua, destrucción de ecosistemas y violaciones contra las comunidades indígenas y rurales".

En pos de un futuro con vehículos más limpios, ¿aceptarán las economías desarrolladas, sobre todo las del Norte y el Oeste, un mayor grado de contaminación ambiental en sus propias sociedades para acceder a los metales, minerales y tierras raras que se necesitan para impulsar esta transición? ¿O se trasladarán los costes medioambientales a los países del Sur?

La segunda es la cuestión de la extracción frente al desarrollo. ¿Qué parte del "valor añadido" a la cadena de suministro de componentes para vehículos eléctricos tendrá lugar en los países donde se extraen las materias primas? ¿Se invertirá más en las fases de procesamiento e incluso en la fabricación de los componentes, lo que garantizará que una mayor parte del "valor" se transfiera a los países que asumen una mayor proporción de los riesgos medioambientales y sanitarios?

El problema con esto, por supuesto, es que tales medidas podrían aumentar los costes de los vehículos eléctricos, retrasando la transición, ya que los consumidores prefieren utilizar coches y camiones que consumen hidrocarburos, que son más asequibles. También socava los aspectos de rejuvenecimiento nacional de legislaciones como la IRA, en la que se promete que la transición energética impulsará una nueva ola de reindustrialización nacional y crecimiento económico.

Por último, la realidad de las actuales cadenas mundiales de suministro de componentes para vehículos eléctricos no puede escapar a la realidad, como relató Siddarth Kara a Meredith Wolf Schizer de Newsweek, de que "China acaparó la cadena mundial de suministro de cobalto antes de que nadie se diera cuenta de lo que estaba ocurriendo. Dominan la minería de cobre-cobalto en la RDC, dominan el refinado de metales para baterías de vehículos eléctricos y dominan la fabricación de baterías recargables". Si el deseo de privar a Rusia de los ingresos del petróleo tras la decisión de Vladimir Putin de reanudar las operaciones activas contra Ucrania en 2022 formaba parte del impulso interno de Estados Unidos para acelerar la transición a los vehículos eléctricos, al mismo tiempo complicará los esfuerzos por desacoplar las economías estadounidense y china.

Nada de esto debe interpretarse como una razón para detener la "transición verde", pero los responsables políticos deben ser conscientes de los dilemas éticos. Como ha señalado Chris Albin-Lackey, del Columbia Center on Sustainable Investment: "Existen modelos de prácticas responsables... [para] sortear algunos de estos posibles problemas de derechos humanos y sostenibilidad". Pero es otro recordatorio de que no elegimos entre opciones "éticas" y "no éticas", sino entre distintos conjuntos de valores e intereses.

Carnegie Council para la Ética en los Asuntos Internacionales es una organización independiente y no partidista sin ánimo de lucro. Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no reflejan necesariamente la posición de Carnegie Council.

También le puede interesar

13 DE MAYO DE 2024 - Podcast

La continua explotación del comercio mundial del azúcar, con Megha Rajagopalan

En colaboración con la Academia de Justicia Social del Marymount Manhattan College, Tatiana Serafin y la periodista del "New York Times" Megha Rajagopalan debaten sobre los derechos humanos y el comercio mundial del azúcar.

Uruguay firma los Acuerdos de Artemis, 15 de febrero de 2024, Washington, DC. CRÉDITO: NASA HQ Photo.

MAR 6, 2024 - Artículo

Potenciación de la Coalición de los Acuerdos de Artemis para la Paz y la Estabilidad

A medida que aumentan las misiones, Zhanna Malekos Smith escribe que Estados Unidos debería liderar un esfuerzo con los Acuerdos Artemis para la sostenibilidad y seguridad espaciales.

Detalle de la portada del libro.

JUN 15, 2021 - Podcast

Repensar la gran estrategia estadounidense, con Christopher McKnight Nichols

¿Qué es la gran estrategia? ¿Qué la diferencia del pensamiento estratégico normal? En otras palabras, ¿qué la hace "grandiosa"? Para responder a estas preguntas, la mayoría de los ...