25 de enero de 2024 - Artículo

Conversación con Hinh Tran, miembro de Carnegie Ethics

En una nueva serie de entrevistas, Alex Woodson, editor de Carnegie Council , habla con miembros de la primera promoción de Becarios Carnegie de Ética.

ALEX WOODSON: ¿Hubo algún momento que le hizo interesarse por la ética en su vida profesional?

HINH TRAN: Crecer en Silicon Valley durante los años 90 y principios de los 2000 significaba que era lo bastante joven para haber crecido como nativo digital, pero lo bastante mayor para haber vivido el final de la era analógica. Eso me permitió apreciar lo revolucionarios que eran Internet y los teléfonos inteligentes. Nunca antes había sido tan fácil acceder a la totalidad del conocimiento y la experiencia humanos registrados. Todo, desde los mundanos selfies hasta las esotéricas páginas de Wikipedia, estaba disponible en cuestión de segundos con el toque de un dedo.

Pero ese asombro y optimismo desenfrenados se vieron atemperados con el tiempo por las formas en que también se podía abusar de la tecnología. En particular, el escándalo de Cambridge Analytica y la propagación de teorías conspirativas en línea como Pizzagate y QAnon demostraron que plataformas tecnológicas aparentemente benignas podían explotarse para violar los derechos de las personas e incluso socavar la democracia y la cohesión social. Eso me hizo reflexionar de forma más crítica sobre cómo integrar la ética en el desarrollo de tecnologías que podrían afectar a miles de millones de personas en todo el mundo y qué podía hacer yo en mi vida profesional como abogada especializada en tecnología para facilitarlo.

ALEX WOODSON: ¿Cómo se enteró de la existencia de Carnegie Ethics Fellows? ¿Por qué pensó que sería una buena opción para usted?

HINH TRAN: Me enteré de la existencia de Carnegie Council cuando supe que Jeanette Quick, antigua becaria Robert J. Myers del Consejo, había sido nombrada comisaria adjunta del Departamento de Protección e Innovación Financiera de California (DFPI). Dado que el DFPI es uno de los principales reguladores del sector de la tecnología financiera, los cambios de personal son objeto de gran atención. Cuando consulté su biografía, me di cuenta de que era miembro del Consejo. Curioso, busqué en el Consejo y vi que había solicitudes abiertas para la Beca Carnegie de Ética.

Pensé que encajaría bien porque a menudo hay una desconexión entre la industria y la sociedad civil, y la beca parecía una excelente oportunidad para ayudar a facilitar el intercambio de ideas y fomentar el desarrollo de un liderazgo ético, especialmente en un momento en que la industria tecnológica estaba siendo amortiguada por escándalos y crisis como la quiebra de FTX y Silicon Valley Bank.

"A menudo existe una desconexión entre la industria y la sociedad civil, y la Beca [es] una excelente oportunidad para ayudar a facilitar el intercambio de ideas y fomentar el desarrollo de un liderazgo ético".

ALEX WOODSON: Usted es consejero senior en Ramp, una empresa tecnológica que se dedica a automatizar las operaciones financieras de las empresas. Cómo encaja la ética en su papel allí?

HINH TRAN: Me incorporé a Ramp a principios de 2022 procedente de un bufete de litigios de San Francisco. Allí, estaba acostumbrado a recibir casos cuando ya había surgido un litigio, y mi trabajo consistía en centrarme en defender celosamente al cliente, fuera cual fuera su situación. En Ramp (que me gusta pensar que sigue siendo una valiente start-up, a pesar de que hemos pasado de 200 a 700 empleados desde que me incorporé), mi función se centra en anticipar posibles problemas en áreas tan diversas como productos, normativa, cumplimiento, litigios y derecho laboral. Para ello, desgloso los problemas para identificar y gestionar los riesgos y reconocer las posibles oportunidades. La creación de un nuevo producto, por ejemplo, puede implicar a múltiples partes interesadas dentro y fuera de la empresa que pueden tener intereses y objetivos contrapuestos. Evaluar y sopesar esos intereses utilizando un marco y un proceso de toma de decisiones que reconozca y refleje nuestros valores éticos -en lugar de sólo el balance final- puede guiarnos hacia una decisión holística que beneficie mejor a la empresa, sus empleados y sus usuarios. Uno de nuestros valores clave, por ejemplo, es "ganamos cuando ganan nuestros clientes". Lo hacemos alineando nuestros intereses con los de nuestros clientes, dándoles participación en nuestro éxito y viceversa. Eso nos guía hacia resultados que son mutuamente beneficiosos, como nuestro producto Price Intelligence, que nos permite identificar ahorros para los clientes.

ALEX WOODSON: Como abogado que trabaja en el sector tecnológico, ¿hay alguna cuestión ética que se le haya pasado por alto y a la que se enfrente con regularidad?

HINH TRAN: Uno de los problemas que a veces se pasan por alto en la industria tecnológica es cómo los malos actores pueden aprovecharse de productos aparentemente benignos. La mayoría de las empresas tecnológicas están formadas por personas deseosas de contribuir al mundo. Por ejemplo, la misión de Google es "organizar la información del mundo y hacerla universalmente accesible y útil". La misión de Facebook es "dar a la gente el poder de construir comunidad y acercar el mundo". Square, la primera empresa para la que trabajé, pretendía permitir que cualquier negocio, por pequeño que fuera, aceptara pagos en cualquier lugar. Pero las herramientas destinadas a mejorar la vida de las personas pueden ser fácilmente cooptadas por malos actores.

En Square, por ejemplo, nuestros productos financieros se desarrollaron inicialmente pensando en las pequeñas empresas. Hablamos con responsables de restaurantes, comercios, cafeterías, mercados agrícolas, etc., y los optimizamos en función de lo que necesitaban y querían. Pero esas mismas características hicieron que nuestro producto resultara atractivo para los delincuentes que querían utilizarlo para vender productos ilícitos y vulnerable a los defraudadores que querían robarnos a nosotros y a nuestros clientes. Tuvimos que adaptarnos y empezar a pensar en cómo podían utilizarse nuestros productos con fines nefastos. Así que pusimos en marcha iniciativas como exigir la autenticación de dos factores, investigar a los usuarios de forma agresiva por adelantado, rechazar transacciones dudosas y congelar cuentas sospechosas. En última instancia, crear un producto ético significa que tenemos la responsabilidad de anticipar cómo los malos actores podrían abusar de nuestros productos y desarrollar soluciones que protejan a la empresa y a nuestros clientes.

ALEX WOODSON: También es profesor en la Facultad de Derecho Gould de la USC y fue reconocido en dos ocasiones como uno de los mejores instructores de estudiantes de posgrado de la Universidad de Michigan. ¿Cuál es su estrategia como profesor? ¿Qué cree que cala en los estudiantes en relación con su estilo de enseñanza?

HINH TRAN: Creo que mis alumnos aprecian que enfoque la enseñanza como una vía de doble sentido. En lugar de limitarme a darles lecciones, intento repasar la materia como si estuviera aprendiendo con ellos. Por ejemplo, trato de asignar lecturas que presenten múltiples puntos de vista sobre un tema. Durante la clase, pido a los alumnos que resuman y expliquen las lecturas, y luego pongo a prueba, indago e incluso cuestiono sus puntos de vista sin dictarles lo que deben pensar. De ese modo, aprendemos no sólo de las lecturas o de quien esté al frente del aula, sino también del conocimiento y la experiencia colectivos de todos los presentes.

El aprendizaje del Derecho (que enseño en la USC) o de la economía y las políticas públicas (que enseñé en Michigan) no tiene tanto que ver con hechos o leyes inmutables de la naturaleza como con personas: cómo piensan, qué les motiva, qué valoran, cómo responden a los incentivos y cómo interactúan entre sí. Dar a los alumnos las bases para comprender estas cuestiones y catalizar su aprendizaje planteándoles las preguntas adecuadas les permite entender realmente los conceptos y llegar a sus propias conclusiones sobre cómo funcionan el mundo y la sociedad humana.

Carnegie Council para la Ética en los Asuntos Internacionales es una organización independiente y no partidista sin ánimo de lucro. Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no reflejan necesariamente la posición de Carnegie Council.

También le puede interesar

6 DE OCTUBRE DE 2023 - Artículo

Conversación con George Shadrack Kamanda, miembro de Carnegie Ethics

Esta nueva serie de entrevistas presenta a los miembros de la primera promoción de Becarios Carnegie de Ética. Este debate cuenta con George Shadrack Kamanda.

27 DE JUNIO DE 2023 - Artículo

Conversación con Christine Jakobson, miembro de Carnegie Ethics

Esta nueva serie de entrevistas presenta a los miembros de la primera promoción de Becarios Carnegie de Ética. Este debate cuenta con Christine Jakobson, directora asociada de Principia Advisory.

27 DE JUNIO DE 2023 - Artículo

Conversación con Ebuka Okoli, becario de Carnegie Ethics

Esta nueva serie de entrevistas presenta a los miembros de la primera promoción de Becarios Carnegie de Ética. Este debate presenta a Ebuka Okoli, estudiante de posgrado de la Universidad Estatal de Illinois.